jueves, 15 de marzo de 2012

Valentina Yúshina: una voz que se nos va

Hasta siempre querida Valentina. Desde AGE nuestra Presidenta Adelina Kondratieva y yo te recordaremos permanentemente, así como todos nuestros socios, por tu cordialidad, simpatía, dulzura, buen hacer, en fin, querida, por ser una maravillosa persona siempre luchando por la justicia y la más completa información de los acontecimientos más importantes, por permitirnos participar solidariamente en el programa Línea Abierta. Eres insustituible pero dejaste una gran escuela que será capaz de seguir con tu trabajo. Hasta siempre querida Valentina.

Dolores Cabra. Secretaria General de AGE



http://spanish.ruvr.ru/2012_03_12/68232661/

En esta nublada madrugada de marzo nos dejó huérfanos de su presencia Valentina Nikolaievna Yúshina (01/III/1933-12/III/2012), magnífica mujer, excelente periodista y conocedora del español.





Durante 45 años se dedicó a la preparación de programas basados en la opinión de oyentes de países de América Latina y de España sobre los asuntos más importantes de la vida de las gentes. La relación epistolar y las conversaciones telefónicas con los oyentes eran prácticamente diarias. Cientos de oyentes veían en ella a una magnífica persona que los trataba como amigos entrañables. Y a Valentina le hablaban de sus aficiones, de sus amigos y familiares. Valentina fue una conductora de programa de las mas populares entre el auditorio. Si solicitaba a sus amigos la participación en su programa “Línea abierta”, para que departieran su opinión sobre el tema que fuera, debatido en su programa, nunca era declinada. Su conocimiento profundo del idioma, su voz cálida, su gentileza proverbial le ayudaban a entablar un diálogo con los oyentes, fueran estos decanos de nuestra sintonía o jóvenes que dan los primeros pasos en la audición. Después de un primer contacto con ella en el éter, después del primer intercambio de cartas escribían admirados: “Valentina es nuestra mejor amiga y consejera”.
Los jóvenes periodistas aprendían siempre de ella a entablar contactos con el auditorio. Nuestra Valentina Nikolaievna, Valechka fue siempre generosa, nunca dejó de ayudar a sus colegas, por mas ocupada que estuviera. Esta cualidad suya fue también un ejemplo para los periodistas en cierne. Esta cualidad fue también la que supo transmitir a su hija del alma, Inga.
Adiós, querida amiga, colega, autora de entrañables programas. Hoy pensamos en cómo te vamos a echar de menos, en el trabajo y en los encuentros con los amigos extranjeros. Y lo principal, en nuestro pequeño y unido colectivo. Adiós Valya, seguirás acompañándonos y recordaremos como fueron estos largos años que estuviste con nosotros.

Colectivo de la Redacción para
los países de Europa y de América Latina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada