domingo, 24 de julio de 2011

El letrista de Araban bagare, Gipuzkun bagera...

http://deia.com/2011/07/16/sociedad/obituarios/el-letrista-de-araban-bagare-gipuzkun-bagera
I.Gorriti - Sábado, 16 de Julio de 2011 - Actualizado a las 05:53h
Bittor Kapanaga junto al monumento a Felipe Arrese ta Betia en Otxandio. 
(FOTO: TXELU ANGOITIA)
BILBAO. La casualidad es la madre de la ciencia. Jueves 14 de julio. Conexión telefónica de Madrid con Durango. "¿Qué sabes de mi apreciado Bittor Kapanaga? Tengo aquí una foto especial para mí, en su huerta, con él y con Jon Irazabal", pregunta Dolores Cabra, secretaria general de AGE, Archivo de Guerra Civil y Exilio. Horas más tarde, quien escribe abre los ojos más de lo común, sorprendido, al leer una despedida sentida del cantante Gontzal Mendibil hacia Bittor Kapanaga, por el fallecimiento del otxandioarra, que saldría publicada en el DEIA de ayer.
Bittor (Otxandio, 1925) fue un tótem euskalzale. Necesario. Kapanaga ha estado en boca de todos alguna vez, incluso, sin conocerle. Suya es la letra de Bagare (el mítico Aranban, bagare; Gipuzkun, bagera...) grabada por Mendibil y Xeberri. Suya también la rockera Yankee go home, de Hertzainak, con música de su vecino Josu Zabala. Aquella que comenzaba con: "Maite dugu gure herria, ta askatasuna eguzkia, itzal egiten digu baina kantua dugu alaia".
Bagare, bagera, bagire, bagara... El euskara fue una de sus pasiones. En 1978 publicó Euskera erro eta gara, investigación sobre el origen de la lengua de los vascos. Por su labor de promoción del idioma, de la recuperación de la cultura, la asociación Gerediaga Elkartea, a la que pertenecía casi desde su fundación, le dedicó el Argizaiola Saria en 1997, galardón anual que se entrega en la Durangoko Euskal Liburu eta Disko Azoka. Bittor recibió otro homenaje en 2000 de Mendebalde Kultur Alkartea. 
En declaraciones a la revista Argia, Bittor Kapanaga explicaba cómo adquirió su conciencia euskaldun con solo 14 años. Explicaba que el 1 de abril de 1939 decidió no ir más al colegio. En un paseo por el río, vio a un hombre leyendo el periódico. Le habló de la guerra. Y Bittor supo por primera vez, valoraba, que Euskal Herria tenía cuatro provincias en España y tres en Francia y que ese hombre le dijo que los euskaldunes no pertenecían a ninguno de los dos países, sino a Euskadi. "Para mí fue una revolución interna", enfatizaba a Argia.
La asociación Euskal Idazleen Elkartea le califica de escritor autodidacta y evoca su vida en Eibar, ciudad en la que realizó estudios de enseñanza industrial a comienzos de los 50. Allí creo el movimiento vasco de la posguerra de Eibar. A Bittor le gustaban las largas tertulias con Juan San Martín, Joxe Miel Barandiaran, Gabriel Aresti... Y le gustaba ser único, como cada euskera que debía ser "singular", solía decir "porque lo singular está en peligro", insistía.
En 1953 comenzó a escribir en Euzko Gogoa y posteriormente vendrían sus colaboraciones para las revistas Zeruko ArgiaJakinTxistulariKarmel Anaitasuna. Quizás influenciado por la cercanía del Anboto y Oba (Dima) fue un gran apasionado de la mitología vasca. Bittor, además, fue emprendedor en la creación de una cooperativa agraria. "Era un hombre muy progresista, no marxista, pero sí de la línea de personas como Txillardegi. Ya mayor, no era de hogar del jubilado, sino que le gustaba estar rodeado de juventud", valoraba ayer Jon Irazabal, historiador de Gerediaga Elkartea.
Cierto. Era común ver a Bittor Kapanaga en los conciertos de rock que se organizaban en el herriko de Otxandio. La edad era lo de menos. Toda expresión artística le hacía ponerse en movimiento, con cualquier charla tocaba el cielo. "Era de mucho pensar, vagar, reflexionar, hasta hinchar…", sonríe Irazabal. La jefa de prensa de la Azoka de Durango, Izaskun Ellakuriaga, asiente: "Con la revista Eraz  fuimos una vez el fotógrafo y yo a entrevistarle y estuvimos como seis horas en su huerta de frutales… Le traíamos siempre a la inauguración de la feria. La última vez que le vi, fuimos a grabarle unos testimonios sobre Gerediaga, ya que dentro de cuatro años cumple la asociación 50 años. Fue en abril", rememora Ellakuriaga.
Cuando se presenten las grabaciones él seguirá vivo y para siempre en boca de todos, hecho canción, en las siete provincias que fueron a sus 14 años, una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada